Enrique Berardi | PGA Tour LA
A simple vista, parecía una vuelta mala, que iba a quedar muy abajo en el tablero del Wells Fargo Championship. El 73 (+2) de Joaquín Niemann, después de justo firmar la tarjeta, lo situaba sobre los puestos 100. Luego, en la tarde, Quail Hollow Club hizo lo suyo: Joaco de a poco fue subiendo y en el fin de la jornada quedó 84°.
Sí, no fue una lúcida vuelta, pero el corte está en +1, es decir, solo un golpe le falta a Niemann para situarse en la clasificación. Eso sí, uno de sus últimos cartuchos lo utilizó sin éxito este jueves, después de jugar en la mañana. Aunque también, entre las dos jornadas no hubo una diferencia abismal: En la mañana, el promedio de score fue 72.31 y en la tarde 73.53.
Mañana Niemann jugará en la tarde, que más allá de que no pueda haber tanta diferencia en la mañana, sí hacen efectos ciertas cosas. Una, eso sí, las puede usar a favor: Joaco sabrá el contexto de lo que tiene que hacer y salir con le objetivo claro lo puede ayudar.
Quail Hollow puso fuertamente sus garras. Sin duda que es uno de los campos más difíciles del PGA Tour. Al menos está dentro de uno de los cinco más largos de la temporada y en ese sentido hay que pegarle muy fuerte. Joaco no sufrió en eso, pero al final y al cabo le complicaron los tiros a green y sobre todo el putt.
Rory McIlroy es uno de los líderes del torneo con 66 (-5). Su score no es coincidencia, pues aquí ganó por primera vez en el PGA Tour y luego repitió ese mismo título en 2015. LEADERBOARD