Lo anticipamos tras conocer los jugadores que podían ganar. El final del DP World Tour Championship Dubai sería uno de esos donde cualquier error podía marcar la diferencia, aunque en este caso fue un gran acierto en el último hoyo del campo en Emiratos Árabes Unidos.
Jon Rahm llegó empatado junto a Tommy Fleetwood en el hoyo 18, pero ya conociendo que el inglés no podría modificar ese score tras finalizar minutos antes que el español. Allí, Rahm sacó toda su experiencia y categoría, sin importar la presión de que tuvo de por medio y estableció un golpe perfecto para darse la clara chance de birdie y el título a lo grande.
Con una vuelta final de 68 golpes (-4), Rahm consiguió superar por la mínima a Fleetwood tras quedar con un score acumulado de 269 impactos (-19), mientras que el inglés hizo lo propio con una de 65 pegadas (-7) para sumar 270 toques (-18).
Esta sólida victoria sobre el Jumeirah Golf Estates, no solo le entregó un nuevo título en la Rolex Series a Rahm, si no que también finalizó el año como el mejor de la Race to Dubai, emulando lo hecho por Seve Ballesteros hace 28 años.
Esta es su segunda victoria en las finales del European Tour, luego de también ganar en Dubai el año 2017 y su cuarto título en la presente temporada, combinando tres en el viejo continente y el Zurich Classic of New Orleans en el PGA Tour, evento que se realiza en parejas y donde venció junto a Ryan Palmer.
El primer lugar de la RTD quedó en manos del español tras acumular una suma de 5.898 puntos, superando por más de 400 al principal contendiente, Fleetwood. Tras la victoria, se pudo ver a Rahm bastante emocionado por el gran significado que tiene para él y para todo el golf español, igualar a la leyenda de Seve Ballesteros.
“No se que decir, no tengo palabras para describir lo que siento. Seve fue uno de los mejores jugadores en la historia y que mi nombre esté por detrás de él es algo difícil de creer, me cuesta entenderlo, pero estoy muy feliz“, dijo el español tras la ceremonia de entrega de premios.