Getty Images
Una remontada de aquellos fue la que consiguió este domingo J.B Holmes en el Genesis Open. Una victoria que jamás olvidará por la manera en que se da, pero también por las fuertes críticas que comenzaron a llegar tras la ceremonia de premiación e incluso antes.
Resulta que varios jugadores y televidentes que en ese momento eran testigos de la infartante definición, comenzaron a reclamar por la lentitud en el juego, sobre todo en el campeón, quien promediaba dos minutos en cada golpe.
Al final, el grupo que venía antes lograron una separación de dos banderas y más, simplemente inaceptable.
El propio Adam Scott, jugador que compartió grupo con Holmes durante los últimos 36 hoyos se refirió de manera clara: «Ya sabemos que Holmes es un jugador lento y en las duras condiciones vividas hoy aún más. Yo tengo claro mi punto de vista sobre el juego lento. Nunca va a cambiar hasta que la televisión y los patrocinadores digan que no ponen más dinero«.
Las críticas se expandieron hacia la PGA Tour, quienes en ningún momento se acercaron a penalizar o intentar apurar el juego, algo que de igual manera molestó a los espectadores. La historia de seguro continuará marcando la pauta en el ámbito del golf, de la mano con una regla que de no cambiar, podría traer más problemas que soluciones.