Consumada la brillante victoria que logró este domingo Joaquín Niemann, es momento de analizar las consecuencias que tendrá para su carrera este triunfo.
En primer lugar, Joaco podrá disputar los torneos con estatus de campeón hasta la temporada 2021-2022, por lo que de manera inicial no deberá preocuparse por mantener la tarjeta, solo por ingresar a los playoffs de la FedEx Cup, algo que ya hizo por este año.
Además, con la victoria en el Greenbrier, Niemann también clasificó al The Masters y el PGA Championship, dos de los majors que le han sido esquivos desde su victoria en el LAAC 2018. Podrá jugar en el WGC St-Jude Invitational y por supuesto, el torneo de campeones en Hawaii.
Más importante y probablemente uno de los desafíos más cercanos y grandes que tendrá Niemann tras esta victoria en Estados Unidos. En diciembre se disputará la Presidents Cup, por lo que el capitán del equipo internacional Ernie Els lo tendrá entre sus probables nominados para intentar derrocar el dominio de Estados Unidos.
En cuanto al Ranking Mundial, Niemann pasará a ser el 50° del mundo por primera vez y comienza a marcar la pauta en el golf alrededor del mundo, acaparando las portadas de muchos medios que cubren el triunfo del jugador nacional. Si continúa mejorando en la clasificación, Niemann podrá ir clasificando a torneos mayores de manera mucho más accesible.